fbpx

Tipos de trabajadores autónomos

trabajadores autonomos

Los trabajadores autónomos pertenecen a una categoría de contribuyentes que se encuentran en condiciones especiales. Incluye a todo aquel que produzca, venda bienes o preste servicios al público y a diversas organizaciones. Trabajan en diversas áreas de la economía y pueden ser miembros de asociaciones y cooperativas.

Aunque los 3,2 millones de trabajadores autónomos de nuestro país pagen cotizaciones a la seguridad social bajo el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), existen algunas diferencias entre ellos según su actividad.

El control estatal une a todos los grupos de trabajadores autónomos, ya que todos contribuyen al mismo sistema de seguridad social. Sin embargo, aparte de la tasa fija obligatoria, hay diferentes políticas fiscales para algunos tipos de la actividad individual. Dados los criterios básicos, se pueden distinguir seis grandes grupos de trabajadores autónomos por el tipo de ocupación, en función de la base fiscal y laboral:

  • trabajadores autónomos, que realizan sus actividades profesionales, solos;
  • profesionales autónomos cuyo servicio es contratado por clientes para realizar trabajos;
  • autónomos corporativos responsables de las decisiones de gestión;
  • trabajadores autónomos que dependen de las políticas económicas;
  • trabajadores autónomos en actividades agrícolas;
  • otros tipos de trabajo por cuenta propia.

Un ciudadano autónomo trabaja para sí mismo, es su propio empleador. En algunas zonas el problema del desempleo es agudo y para los ciudadanos desempleados es la mejor opción para mantenerse a sí mismos y a sus familias.

Trabajadores autónomos

Esta es la categoría de personas con la que más comúnmente se asocia el término “trabajador por cuenta propia” e incluye a los trabajadores que han optado por recibir una remuneración por su trabajo directamente de los clientes, lo cual es diferente del empleo asalariado. Pueden dedicarse regularmente a negocios en nombre propio, en términos de autoempleo, y pueden o no tener empleados. Hay varias subcategorías:

  • Los trabajadores por cuenta propia que pagan el impuesto de sociedades, como los que se dedican al transporte de personas o mercancías, al comercio o a la gestión de un negocio de hostelería, a su propio taller, peluquería o salón de masajes, y también pueden trabajar en la construcción y en diversas industrias de servicios.
  • El segundo grupo es el de los artistas y deportistas, con un impuesto especial sobre los negocios, que incluye a las personas involucradas en el cine, el teatro, la televisión, el circo, la música, los deportes o las corridas de toros.

Profesionales autónomos y freelance

Los trabajadores por cuenta propia que trabajan para empleadores. Aquí se pueden distinguir dos grandes grupos:

  • Profesionales independientes que pueden operar como autónomos o a través de los servicios mutuos de sus empleadores profesionales, con la participación de las compañías de seguros. Se trata principalmente de arquitectos, abogados, psicólogos, médicos, farmacéuticos, veterinarios, economistas, ingenieros, abogados o agentes comerciales.
  • Profesionales autónomos que no son miembros de una asociación profesional separada. Suelen ser programadores, diseñadores, publicadores, traductores, entrenadores, evaluadores, vendedores de loterías, agentes de seguros, artistas o representantes comerciales.

Empresarios autónomos / societarios

Trabajadores autónomos y profesionales con un número determinado de empleados que crean una infraestructura y condiciones de trabajo especiales. Esto permite reducir los impuestos a las ganancias, ofrece una mayor capacidad para atraer inversiones y limita la responsabilidad financiera. Estos trabajadores autónomos tienen una gran participación en el negocio y se ocupan de tareas que tienen que ver con la gestión. Sin embargo, están obligados a contribuir periódicamente al régimen de trabajadores autónomos. Hay que decir, que se trata de una evolución natural de los trabajadores y profesionales autónomos con éxito.

En las empresas con más de un socio, se puede definir como autónomos a aquellos que tienen un control efectivo directo o indirecto sobre la empresa, por ejemplo, cuando las acciones o participaciones de los autónomos son al menos una tercera parte del capital social, una cuarta parte si desempeñan funciones directivas, o la mitad si están en manos de parientes directos, incluyendo al menos el segundo grado de parentesco por consanguinidad.

Prueba gratis

¿Eres autónomo y trabajas desde casa?

Con KEYANDCLOUD podrás gestionar tu facturación de una forma rápida, sencilla y muy intuitiva.

Gastos que te puedes deducir si eres autónomo y trabajas desde casa

Trabajadores autónomos económicamente dependientes

Trabajadores autónomos económicamente dependientes que no pueden tener trabajadores contratados. Cobran a un solo cliente el 75% o una cantidad superior a sus ingresos. Para protegerse, esta categoría de trabajadores autónomos debe firmar un contrato de trabajo autónomo económicamente dependiente con la empresa.

Trabajador autónomo en el sector agrícola

Para este grupo de trabajadores autónomos, desde 2008 existe un régimen de cotizaciones especiales,

el Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios (SETA). Se encuentran en la categoría de trabajadores por cuenta propia, donde la cuota mensual de la seguridad social es ligeramente inferior a la de los trabajadores por cuenta propia.

Otros tipos de empleo por cuenta propia

El último grupo de trabajadores autónomos y profesionales puede dividirse en cuatro categorías independientes, con sus características:

  • los trabajadores por cuenta propia de una misma familia y sus familiares hasta el segundo grado de parentesco, que tienen vínculos comerciales;
  • los asociados que decidan participar en un régimen especial de trabajadores autónomos. En su mayoría trabajan en cooperativas de trabajo asociadas;
  • funcionarios de servicios públicos que trabajan de manera irregular;
  • socios industriales en negocios, de forma permanente o temporal.

 ¿Cómo te puede ayudar un programa de facturación?

Si te decides a lanzarte en esta aventura profesional, un programa de facturación como KEYANDCLOUD puede serte de gran ayuda, te explicamos las ventajas:

  • Automatiza tu facturación con la función periodicidades y olvídate de facturar cada mes.
  • Cobra antes agrupando tus facturas y enviando la remesa al banco, en un par de clicks.
  • Facturas con la numeración correcta y formato legal, con todos los elementos necesarios.
  • Presentación de modelos automática.
  • Controla fácilmente tus gastos, para saber en todo momento la rentabilidad de tu negocio.

 

¡Únete a nosotros ahora!

KEYANDCLOUD es un programa de facturación que puede ser tu mejor aliado a la hora de facturar y controlar tus gastos, además olvídate de rellenar los modelos porque el programa lo hace por ti.

¡No esperes más y empieza a ahorrar tiempo en la gestión de tu empresa!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados © 2012 - 2021 Keyandcloud S.L. | Aviso Legal | Política de privacidad

Comienza ahora tus 15 días gratis

KeyANDCloud

Barcelona

Andorra

Solicitar Demo

Comienza ahora tus 15 días gratis