¿Por qué el cloud computing se considera tecnología limpia?

cloud computing

La gestión de las infraestructuras tecnológicas de las distintas corporaciones y empresas se está transformando gracias al cloud computing, ya que ayuda a reducir costes y a agilizar tanto los sistemas informáticos como los servicios.

Las redes sociales, el correo electrónico o la infinidad de aplicaciones móviles que se utilizan de forma diaria son algunas de las herramientas habituales entre aquellos usuarios que hacen uso de los servicios de la nube.

¿Cómo afecta el uso del cloud computing al medio ambiente?

Lo cierto es que, el hecho de que una empresa o corporación utilice los servicios de la nube proporciona innumerables ventajas. Entre ellas cabe destacar una mejor gestión y mantenimiento de infraestructuras tecnológicas, ahorro de inversión y costes en los sistemas informáticos, uso flexible de los recursos, capacidad de almacenamiento ilimitada, mejores sistemas de recuperación de datos y seguridad, así como una mejor organización de los procesos internos y del capital humano.

A pesar del auge y la evolución de las tecnologías de la información (TIC) hay numerosos estudios que dicen que el uso de esta tecnología no es tan limpio como debería. Las TIC suponen el 2 % de las emisiones de gases con efecto invernadero y de CO2 que se despiden a la atmósfera de forma diaria.

La masificación y el crecimiento del uso de estas tecnologías conllevan un incremento del consumo energético y de la huella de carbono del sector, aunque las TIC son una herramienta clave para reducir las emisiones que generan estas tecnologías.

Entre las TIC, el cloud computing se está posicionando como una de las tecnologías más eficientes y sostenibles con respecto al medio ambiente.

La implantación de esta tecnología generará grandes beneficios medioambientales en los próximos dos años, tales como un ahorro económico para las empresas de 200.000 millones de euros, de los cuales 7.000 millones de euros comportan un ahorro energético y de 52 millones de toneladas de CO2.

La computación en la nube se fundamenta en compartir recursos informáticos. Además, es una tecnología más eficiente, a diferencia de los métodos de gestión tradicionales administrados a través de plataformas, aplicaciones y sus propios servidores.

Todo esto lleva a la conclusión de que las infraestructuras de la nube son más eficaces, ya que se reducen costes al tiempo que se reduce el consumo energético y las emisiones que se provocan por los métodos de administración tradicionales.

Ventajas de usar la computación en la nube

Se puede poner el foco en tres de ellas:

– Ahorro energético considerable, ya que gracias a esta tecnología no se consume tanta energía, lo que se traduce en un impacto a tener en consideración en la cuenta de resultados.

– Gestión centralizada y de forma remota en los centros logísticos u oficinas ubicadas en distintas localizaciones. La nube permite el uso de smartphones, ordenadores portátiles y dispositivos móviles minimizando los recursos que se deben utilizar, gracias a que desde cualquier lugar se puede acceder a los servicios que estén alojados en ella.

– Se pueden implantar y diseñar distintos tipos de estrategias de ahorro energético, gracias a la disminución del consumo de equipos informáticos y maquinaria.

Los proveedores de sistemas de computación en la nube tienen Data Centers que se ubican en edificios inteligentes, aportando un uso racional y eficaz de las estructuras tecnológicas.

Cloud computing en la gerencia con servicios de ERP

​Los gerentes de los negocios están pasando de controlar su información en una hoja de cálculo y emitir recibos físicos a sus clientes, esperando 10 días tras la finalización del mes para obtener su cierre contable, a utilizar un sistema de facturación electrónica como primer paso a la nube.

​Cada vez las empresas están más acostumbradas y tienen menos miedo a lo relativo a la computación en la nube. Los sistemas de gerencia como los Enterprise Resource Planning (ERP) son en los que se maneja la información confidencial y clave de las empresas.

Se tiene acceso a los servicios de la nube a través de Internet desde varios tipos de dispositivos y las empresas proveedoras alquilan los servicios en función de la demanda.

Evidentemente, hay que asegurarse de que el proveedor ofrece verificaciones de seguridad, disponibilidad de servicios, estándares a nivel internacional en los centros de datos y controles de acceso, además de tener un responsable que garantice la salubridad y confiabilidad de los datos.

Por lo tanto, si se habla de sostenibilidad, los servicios de computación en la nube son una alternativa realmente viable, eficiente y, sobre todo, práctica. No es una solución solo a corto plazo, sino también para las necesidades y demandas de los próximos años.

El cloud computing tiene un papel primordial, ya que facilita el acceso a los servicios cada vez más desarrollados y contribuye a que la competitividad y la eficiencia de las empresas mejore. Al tiempo también supone un ahorro, tanto en trabajo como en el tiempo de la gestión diaria.

Haciendo click, aceptas las Condiciones legales y la Política de privacidad.

Todos los derechos reservados © 2012 - 2018 KeyANDCloud

Preguntas frecuentes

Empieza ya tus 15 días gratis