Cómo asegurar la liquidez en las finanzas de la empresa

La rentabilidad y la liquidez hacen posible la actividad diaria en las empresas. Cuando los ciclos económicos son favorables parece que se da una equivalencia total entre ambos términos. Si hay liquidez es porque se obtienen retornos monetarios óptimos o suficientes. De esto al beneficio y a la consiguiente rentabilidad económica no hay más que un paso.

Sin embargo, en las épocas de crisis el comportamiento de estos dos factores económicos diverge. Se debe al delicado equilibrio que una empresa mantiene entre el capital y el tiempo.

Una empresa bien dimensionada puede aguantar periodos con rentabilidad económica negativa. Lo que le resulta imposible es atender pagos o, lo que es lo mismo, mantener la actividad, sin liquidez y sin acceso al crédito. Cuando se llega a esa situación el cierre es inevitable e inmediato.

Financieramente una empresa debe cobrar sus ventas lo antes posible y pagar sus obligaciones con un buen margen de tiempo. Quizás parezca una reducción algo simple y básica. Sin embargo, las estadísticas revelan que es único talón de Aquiles común a los pequeños negocios familiares y a las grandes corporaciones internacionales.

Rasgos identificables de una buena gestión financiera

En la cultura empresarial se conoce bien el fenómeno denominado “morir de éxito”. Por otra parte, común a múltiples facetas de actividad humana. Un producto con una entrada positivamente rompedora en el mercado puede tener consecuencias inesperadas.

La ampliación de la producción que el éxito inicial genera hace imprescindible reforzar la financiación de la cadena de suministro. Las urgencias continuas para acudir al mercado de crédito a menudo resultan una trampa mortal para los departamentos financieros menos experimentados. La rotura de los ritmos en el capital circulante tiene un gran poder destructor para la organización.

Hay señales que indican una buena gestión en estos asuntos podemos enumerar las siguientes características:

1. Una negociación profesional de las condiciones y cláusulas de los contratos de líneas de crédito y préstamos.

2. Conversión ágil en liquidez de activos de la empresa.

3. Apreciación correcta de los riesgos en el mercado de crédito. Las tasas de interés no deben rebasar una apreciación objetiva de las condiciones económicas de la empresa.

4. Sentido de la previsión y elaboración de planes alternativos al maestro ante cualquier eventualidad.

5. Capacidad de negociación en el mercado financiero.

La garantía de liquidez es un factor determinante para evitar la más apremiante de las urgencias en el mundo económico: hacer frente, y en tiempo, a las obligaciones y compromisos. Clic para tuitear

Tecnología y cualificación personal para la correcta gestión de tesorería

La complejidad creciente de las operaciones comerciales ejerce un efecto de niebla sobre la situación real de algunas empresas. No es extraño que técnicos contables experimentados en grandes compañías cometan errores graves al tratar operaciones con datos equívocos.

A la par que se presentan estas dificultades nunca como ahora hubo en el mercado herramientas tecnológicas tan potentes. Por lo menos para reflejar la situación real de una empresa con filtros que ofrezcan los datos claves de una forma clara, precisa, actualizada y sintética.

El exhaustivo control fiscal por parte de las autoridades económicas es un tercer agente que promueve el cambio en este frágil terreno. Hay una tendencia creciente a la unificación de criterios contables a nivel internacional. Los contactos y la interdependencia de mercados dirigen esta orientación hacia una cultura empresarial común y abierta.

Es muy importante que el personal responsable de las áreas financieras de las grandes empresas tenga una buena preparación tecnológica. El manejo eficaz de información sin lapsos de tiempo para su expresión en números es determinante. Ese tiempo ganado a rutinas y complejidad de procedimientos permite concentrar los esfuerzos en la esencia del trabajo con finanzas.

La conjunción de herramientas potentes en línea con un personal que sepa aprovechar el cien por cien de sus posibilidades es una baza vencedora. Cuando una empresa lleva bien sus finanzas encuentra mayores grados de libertad en las necesarias maniobras comerciales. Es un fortalecimiento interno que repercute en la totalidad de la organización.

Buenas prácticas para garantizar la liquidez financiera

1. Saber distinguir en la actividad diaria el riesgo de liquidez del riesgo financiero y de mercado. Si las probabilidades de este riesgo son más bajas que las de otras métricas económicas hay que reconocer la peligrosidad del mismo para la vida de la empresa. Ante una falta de liquidez la vida de la empresa descansa en las manos que dispongan de crédito rápido y urgente.

2. Como en las empresas tecnológicas se presenta la necesidad de la elaboración de planes de contingencia. La previsión de distintos escenarios económicos, la disposición permanente de activos de fácil conversión en capital y el contacto permanente con entidades de crédito son esenciales.

En definitiva, las empresas han asumido un gran esfuerzo de adaptación a las nuevas condiciones de mercado. En el terreno financiero hay una gran evolución por la cantidad de productos que permiten disponer de medios para emprender proyectos y desarrollar iniciativas. La garantía de liquidez es un factor determinante para evitar la más apremiante de las urgencias en el mundo económico: hacer frente, y en tiempo, a las obligaciones y compromisos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados © 2012 - 2018 KeyANDCloud S.L. | Aviso Legal | Política de privacidad

Comienza ahora tus 15 días gratis

KeyANDCloud

Barcelona

Andorra

Solicitar Demo