fbpx

El modelo 130

La liquidación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) tienen que presentarla, con carácter general, todos los contribuyentes adultos, independientemente de que les salga a pagar o a devolver. Por otra parte, existe la opción de pagar toda la cantidad de una vez o fraccionarlo; este es el caso del modelo 130.

Recientemente, la introducción de las herramientas de contabilidad online ha facilitado que cualquier pequeña empresa, autónomo o PYME pueda calcular la cantidad que ha de liquidar de este impuesto sin necesidad de ayuda externa. Este punto es especialmente importante, porque muchos profesionales no se acogían a las posibilidades de este modelo de impreso de la Agencia Tributaria por desconocimiento.

En el artículo se describen los casos en los que es posible el pago fraccionado del IRPF, cuándo será obligatorio presentar este modelo, el timing que existe y las diferentes vías que permite la legislación. Finalmente, se incidirá en cómo la utilización de un software de gestión permite realizar los cálculos rápidamente.

El modelo 130: pago fraccionado del IRPF

El modelo 130 es una declaración de liquidación que permite a las personas físicas fraccionar el pago del IRPF por trimestre, en contraposición a otras opciones de liquidación. Existen determinados casos en los que la presentación de este modelo no será una opción para el profesional, sino una obligación que impone la Administración.

El principal beneficio de acogerse a un pago fraccionado estriba en que no hay que pagar de una vez la suma anual, lo que podría generar problemas de tesorería que requerirán de soluciones alternativas. Además, hay que tener en cuenta que este tributo contempla la posibilidad de compensar cantidades en caso de que haya pérdidas acumuladas de trimestres anteriores, de manera que la liquidación resulta más liviana.

Por este motivo, se van a analizar dos aspectos que destacan sobre los demás. En primer lugar, en qué casos hay que presentar este modelo y, en segundo lugar, los plazos que se contemplan. La principal idea es que el pago fraccionado permita adelantar la cantidad a cuenta que se tendrá que declarar cuando se cierre el ejercicio.

Supuestos de presentación

Este modelo se tiene que utilizar siempre que se estén realizando actividades profesionales mediante el régimen de estimación directa, ya sea esta normal o simplificada. Este sistema permite un reflejo real de los beneficios de la empresa y la tendencia actual de la Administración es generalizarlo, acotando las alternativas a casos muy puntuales.

Por otra parte, hay que señalar que algunos profesionales ya tendrán que realizar el pago fraccionado del IRPF siempre independientemente de la cantidad que facturen. Este es el caso de los profesionales del sector primario como los agricultoresganaderospescadores o personas dedicadas a la explotación forestal.

Cuándo presentarlo

La presentación del modelo 130 es trimestral y se realizará siempre el mes posterior al periodo de liquidación, con diferencias según el timing que son comunes a otros impuestos como el IVA. No obstante, en todos los supuestos, a partir del día 1 ya se podrá presentar la documentación en la Agencia Tributaria si se dispone del impreso.

Excepto en el caso de la liquidación del cuarto trimestre, que se podrá presentar con fecha límite el 30 de enero, para el resto de los trimestres las fechas límite son el 20 de abril, el 20 de julio y el 20 de octubre. Como principio general, se recomienda revisar a principios del año las fechas límite para comprobar que no coinciden con un día inhábil a efectos administrativos.

Formas de presentación

Como la declaración de IRPF es un documento que presentan indistintamente profesionales y particulares, la Agencia Tributaria (AEAT) ofrece facilidades a todos los públicos. Se puede presentar la liquidación presencialmente en cualquier delegación o por vía telemática a través del portal web. En la web de la AEAT está el impreso original para la descarga o presentación online.

El modelo 130 del IRPF es una declaración de liquidación trimestral Clic para tuitear

Conclusión

El modelo 130 cumple una función de autoliquidación similar a la que realiza el modelo 115, ahorrando tiempo a la Hacienda Pública y evitando el pago de grandes sumas al final del ejercicio que comprometan la liquidez de la persona. Contar con un programa facturación gratis puede ayudar a mejorar este proceso de varias maneras que hay que considerar.

En primer lugar, una herramienta de software de gestión automatiza los procesos, porque en pocos segundos permite acceder a los balances, hacer facturas u ordenar transferencias. De esta forma, se podrá calcular la cantidad que tiene que abonarse. En segundo lugar, se ahorrarán recursos y se podrán realizar más acciones en menos tiempo, mejorando la eficiencia, punto fundamental para ganar en competitividad.

Por todas estas razones, el sistema informático KeyANDCloud aporta varios elementos interesantes para personas jurídicas y PYME para la gestión del día a día de su compañía y el cálculo de los impuestos a pagar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados © 2012 - 2022 Keyandcloud S.L. | Aviso Legal | Política de privacidad

Comienza ahora tus 15 días gratis

KeyANDCloud

Barcelona

Andorra

Solicitar Demo

Comienza ahora tus 15 días gratis