fbpx

Cómo facturar si tenemos una tienda online

Las tiendas online han ganado peso en el mercado debido a la extensión del uso de internet y las ventajas que ofrecen en cuanto a disponibilidad. En este artículo, vamos a indicar qué hay que valorar a la hora de vender un bien o servicio por este medio.

​Forma jurídica

En primer lugar, será importante valorar la forma jurídica que hay que adoptar, en función de las circunstancias de cada caso. A partir de ahí, se derivará el cómo facturar.

Es habitual que empresas ya consolidadas en algún sector abran un apartado de tienda online. Si es así, no hay que hacer nada en especial, puesto que, al ya existir una persona jurídica (SL, SA o Cooperativa), ya se puede facturar sin problemas.

Otro caso es el de una tienda online en el que esa actividad es el core business, o actividad económica principal. En este caso, convendrá darse de alta como autónomo en la Seguridad Social para poder emitir la factura online sin límites de cantidad.

Aunque no es recomendable, existe la posibilidad de emitir factura sin estar dado de alta como autónomo, siempre que la cantidad sea inferior a 9906,40 euros al año. Eso sí, hay que estar dado de alta en el censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores.

Registro en el IAE

En el caso de nuevos autónomos, después de darse de alta como tales tendrán que cubrir el epígrafe del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) que, básicamente, indica cuál es la actividad que se va a realizar para que sea compatible con la factura online que se va a emitir.

A este respecto, es importante indicar que es posible darse de alta en más de un epígrafe a través de los modelos 036 y 037 y modificarlos cuando se considere oportuno. El modelo 303 facilitará la liquidación de los correspondientes impuestos, tanto IVA como los de Autónomos.

Emitir facturas

Una vez que tenemos todas estas cuestiones en orden, pasamos a la facturación propiamente dicha. Los datos que se necesitan son los siguientes, tanto del comprador como del vendedor: nombre y apellidos de la persona física o de la persona jurídica, dirección completa, NIF o CIF. Se recomienda también facilitar un número de contacto.

Es importante, a la hora de realizar la facturación online, haber dejado claramente establecido quién paga los gastos de envío. En caso de que los pague el cliente, se incluirán en la base imponible y el correspondiente IVA, aunque si se hace por Correos no habrá que aplicarlo.

¿Buscas un programa de facturación?

Con KEYANDCLOUD podrás gestionar tu facturación de una forma rápida, sencilla y muy intuitiva.

 

Facturas nacionales

En el caso de las facturas nacionales, además de estos datos, hay que incluir el IVA, variando el tipo de gravamen entre el 4 %, el 10 % y el 21 % en función del artículo. A la base imponible se le sumará el IVA y, con eso, se sumará el total.

Facturas en la Unión Europea

En el caso de facturar en países de la Unión Europea, lo primero será darse de alta como operador intracomunitario a través del Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI) y del modelo 036.

Las facturas a países de la Unión Europea se harán sin IVA, pero eso no significa que no haya que pagarlo. En las liquidaciones trimestrales de este impuesto se incluirán las cantidades soportadas correspondientes a las facturas intracomunitarias que hayamos expedido.

​Facturas a terceros países

En el caso de facturar a terceros países, en primer lugar, habrá que estudiar los gastos de aduana y los requisitos que se exigen para la comercialización de bienes y servicios, pudiendo variar una enormidad de un país a otro.

No obstante, es importante indicar que, por regla general, las exportaciones a terceros países se facturarán sin IVA.

​Cobro

Si a veces asegurar con clientes conocidos es complicado, en este formato hay que redoblar las precauciones, de ahí que sea fundamental buscar métodos que permitan ganar en tranquilidad.

La primera forma de cobrar es la transferencia bancaria por anticipado, que permite comprobar que el pago se ha realizado correctamente. Para el vendedor supone una gran ventaja, pero a veces el comprador puede considerar que está pagando algo sin tener la garantía de que lo va a recibir y teniendo que esperar varios días.

El segundo método, y el más utilizado, es la tarjeta de crédito. En este caso, el propietario de la tienda online necesitará un TPV virtual y el cobro será instantáneo, pudiendo enviar un mensaje a ambas partes una vez que se haya efectuado. De esta manera, se acorta la espera y el plazo de entrega de la mercancía.

Finalmente, otra forma de pago, en especial para pequeñas transacciones internacionales, es Pay Pal, aunque para empresas la cuenta gratuita está sujeta a no sobrepasar una determinada cantidad. Es un método seguro y es el preferido por mucha gente, tanto por las garantías que ofrece como por el servicio de conversión automática de varias divisas.

Prueba gratis

¿Eres autónomo y tienes una tienda online?

Con KEYANDCLOUD podrás gestionar tu facturación de una forma rápida, sencilla y muy intuitiva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados © 2012 - 2021 Keyandcloud S.L. | Aviso Legal | Política de privacidad

Comienza ahora tus 15 días gratis

KeyANDCloud

Barcelona

Andorra

Solicitar Demo

Comienza ahora tus 15 días gratis