La zona gris de la startup

En la vida hay blancos y negros, pero también tonalidades intermedias que no se pueden obviar. Esto mismo se puede trasladar a cualquier terreno y, por supuesto, se puede aplicar a la creación de una startup. A continuación, se va a profundizar en este tema, pues no todo es éxito o fracaso.

¿Existe la zona gris?

Hoy en día, ya sea por la situación laboral que hay o por las nuevas perspectivas entre las generaciones más recientes, el emprendimiento toma cada vez más relevancia. Esto significa que hay mucha gente que se decide a crear una startup y basar en ella su vida laboral.

Esto puede ser una excelente opción si se cuenta con buenas ideas, los conocimientos pertinentes y se encuentra la manera de hacerse un hueco en el mercado. Sin embargo, hay que tener claro que emprender un nuevo negocio tiene sus pros y sus contras y que no es fácil. Las mismas medidas no funcionan en todos los casos y es mucho el trabajo que hay que emplear para hacer funcionar una compañía de nueva creación.

¿Por qué se explica todo esto? Porque muchas personas tienen la creencia de que una startup tiene éxito o fracasa, sin la posibilidad de que exista un término medio. Sin embargo, hay que destacar el gran espacio que se sitúa entre estos dos extremos. Es precisamente a esta situación entre funcionar y no funcionar a lo que se denomina la «zona gris».

Esto es algo que sucede en todas las áreas de la vida, pues una persona no necesariamente es infeliz o feliz con todo lo que sucede a su alrededor. Tampoco no tener éxito en todo significa haber fracasado. Hay que aceptar esta zona gris e intentar salir de ella. Lo que no se puede hacer es negar su existencia.

¿Cómo darse cuenta de que una startup está en la zona gris?

Lo primero que hay que hacer es ver la situación desde fuera, tomando perspectiva, y esto también sirve para el fracaso. Es comprensible que aceptar el mal resultado de una nueva empresa es duro, pues supone haber perdido tiempo y dinero. Sin embargo, seguir sin darse cuenta de que un negocio ha fracasado podría tener consecuencias muy negativas para el emprendedor.

Hay ciertas señales que ayudan a apreciar que una startup se encuentra en la zona gris. Esto sucede cuando siempre parece que el éxito va a llegar pero finalmente nunca llega, cuando el emprendedor piensa que solo hace falta un pequeño cambio en su producto o servicio para que funcione o cuando uno cree que el mercado no está comprendiendo lo que ofrece.

Son muchos los argumentos que el emprendedor puede dar para autoconvencerse de que su nueva empresa está a punto de despegar y conseguir el éxito. No obstante, y sea cual sea el motivo de que no termine de alcanzarlo, la situación sigue siendo la misma.

Estar en la zona gris no es necesariamente algo sobre lo que alarmarse, pues se trata de un periodo por el que pasa un gran porcentaje de los negocios de nueva creación. Lo que hay que considerar en cualquier caso es que serán precisos algunos cambios para salir de ella, ya sea para bien o para mal.

¿Cómo hacer que una startup salga de la zona gris?

Como se decía al principio, emprender no es fácil y se trata de una decisión que implica riesgos. Por eso, si uno no quiere que su empresa se quede en esa zona de confort en la que no termina de funcionar pero tampoco fracasa, tendrá que experimentar y hacer cambios. Esto podría derivar en fracaso. Sin embargo, si se hace un análisis completo y correcto y se toman las decisiones acertadas, también tiene muchas probabilidades de éxito.

En el caso de que el fracaso acabe ganando, puede que la idea inicial de la startup no fuera la más acertada o que el nicho de mercado no estuviera bien escogido, puede haber muchos motivos. No se trata de rendirse en cuanto se presente la primera dificultad, pero sí de aceptar la realidad y no intentar maquillarla en vano.

Para conseguir el mejor resultado posible, será necesario contar con información sobre la evolución de la empresa, pues esto ayudará a optimizar la toma de decisiones. Hay algunas opciones de software gratis de gestión que son muy útiles a la hora de tener todos estos datos ordenados, de modo que faciliten esta tarea. Además, los programas de facturación contribuyen a no perder tiempo en algunos trámites que pueden distraer de otras cuestiones más estratégicas.

En definitiva, la zona gris es un área en el que muchas startups se encuentran en un momento u otro de su trayectoria. Sin embargo, hay que hacer lo posible para salir de ella cuanto antes y no quedarse en la zona de confort.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados © 2012 - 2018 KeyANDCloud S.L. | Aviso Legal | Política de privacidad

Comienza ahora tus 15 días gratis

KeyANDCloud

Barcelona

Andorra

Solicitar Demo

Comienza ahora tus 15 días gratis