Medidas que mejoran la rentabilidad

La rentabilidad es una de las variables fundamentales para pymes y empresas. La rentabilidad económica de una empresa se define como la capacidad de medir los beneficios que una empresa ha producido por unidad monetaria invertida en los activos que tiene esa empresa. En la rentabilidad económica de una empresa intervienen dos factores: margen y rotación de los activos. El margen es la parte de las ventas que pasa a ser beneficio empresarial. La rotación de los activos es lo que se vende por unidad monetaria invertida en el activo. El concepto de rentabilidad es bastante amplio y no solo refleja la solvencia o la liquidez de una empresa. También es una magnitud que analiza la capacidad que tiene una empresa para devolver los retornos al negocio a los accionistas.

Conocer la rentabilidad de un negocio de manera sencilla con un programa para facturar. Clic para tuitear

Rotación de capital vs Rentabilidad

Como se mencionó con anterioridad, la rotación de los activos y la rentabilidad son variables estrechamente relacionadas. Estas dos magnitudes son inversamente proporcionales, pues si la rentabilidad es baja, la rotación de capital será alta, y viceversa.

La rotación de capital serían los recursos que la empresa invierte, de los cuales obtiene una rentabilidad. Cuanto menos se invierta, si la rentabilidad resulta alta, la empresa estaría en una situación muy favorable ganando.

Actualmente, se pueden conocer dichas variables con un programa para facturar, que ayude a gestionar la empresa de forma cómoda y sencilla y que están disponibles de manera online.

La rentabilidad empresarial

Se hallan dos tipos de rentabilidades: la rentabilidad financiera y la rentabilidad económica. La rentabilidad financiera es aquella relacionada con los fondos propios de una empresa que preocupa a los accionistas. Es decir, alude al rendimiento que los capitales propios generan con independencia de la distribución del resultado. Por otra parte, la rentabilidad económica es aquella que solo se refiere al rendimiento de los activos de una empresa sin tener en cuenta el modo de financiación de estos activos.

Medidas necesarias para mejorar la rentabilidad empresarial

Para mejorar la rentabilidad, las empresas deciden una serie de medidas en su plan estratégico:

1. Reducir los gastos generales como medida eficiente para que la rotación del activo sea mayor. Hay que conseguir el mismo beneficio con menos activos, utilizando solo los activos indispensables y siendo eficientes en el uso de estos.

2. Lanzar al mercado nuevos productos, lo que hace que se demanden las novedades antes que los antiguos productos, y de eso se crean márgenes de venta mayores. Para esto, hay que hacer un buen estudio del mercado y emplear las herramientas del marketing mix: Precio, Producto, Distribución y Comunicación. Especialmente, centrándose en la variable primordial para ello: el producto.

3. Disminuir los precios también es una medida interesante para aumentar la rentabilidad. Los establecimientos que rebajan los precios en ciertos productos elevan sus ventas inmediatamente, ya que los consumidores se sienten atraídos hacia esta postura. Gracias a este método, se da a conocer otros productos que podrían ser atractivos para los consumidores, actuando como un método de gancho. Este tipo de medidas es muy útil en el periodo de baja demanda, que en el momento presente puede resultar en una reducción de márgenes, pero con expectativas de una mayor demanda sin reducciones en el futuro.

4. Reducción de costes de personal para mejorar el margen de la empresa. En este caso, se trataría de una reducción de salarios o de personal manteniendo la misma producción, lo que llevaría a una productividad eficiente. Al reducir estos costes, se mejora el margen de la empresa y a su vez, la rotación de los activos de la organización crece.

5. Disminuir los precios de compra mejorando los márgenes y elevando de ese modo la rentabilidad económica y financiera de la empresa, pero habiendo encontrado los proveedores adecuados que acepten esos precios más bajos. También contar con los proveedores de siempre con los que se tenga una relación de confianza, hace que en el largo plazo, se obtengan beneficios de esa relación. No obstante, es importante encontrar proveedores que entren en la relación comercial ofreciendo precios bajos, y que estos no aprovechen oportunidades para elevar estos precios.

6. Aprovechar las ventajas de la exportación. Vender al exterior, encontrando nuevos y mayores clientes en diferentes mercados, exportando el producto y llegando a diferentes mercados mejora los márgenes. La exportación cuenta con una serie de ventajas como menores restricciones financieras, conseguir tipos de intereses más bajos y no depender únicamente de la demanda nacional, la cual puede tener buenas épocas o estar en momentos de menor consumo.

7. Endeudarse con financiación ajena es una medida de rentabilidad empresarial. La financiación ajena crea confianza sobre el proyecto que se está desarrollando, ya que alguien ha apostado por este inyectando liquidez. Cuando hay financiación ajena, los acreedores vigilarán que la empresa dedique esa financiación a generar activos que a la larga paguen esas deudas, favoreciendo la rotación de activos. Además, la confianza que se ha depositado en esa empresa por parte de las instituciones o acreedores de esta, hace que se produzca una mayor demanda de los productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados © 2012 - 2018 KeyANDCloud S.L. | Aviso Legal | Política de privacidad

Comienza ahora tus 15 días gratis

KeyANDCloud

Barcelona

Andorra

Solicitar Demo

Comienza ahora tus 15 días gratis