5 razones para dar crédito a nuevos clientes

credito

El crédito ha sido siempre lo que ha alimentado a una economía como la española, cuyo tejido empresarial excede el 90 % en pequeñas y medianas empresas. La época de crisis, con los créditos bajo mínimos, dio una lección acerca de la importancia de este producto financiero para hacer crecer a una sociedad.

Ahora bien, las entidades que prestan dinero han de tener en cuenta muchos elementos para concederlo ya que, si bien tiene grandes ventajas como es el hecho de que se invierte en capital trabajo y en un, más que probable, crecimiento de las ventas, también tiene grandes riesgos que hay que analizar para estar preparados a la hora de gestionarlos.

Razones para analizar

1. ¿Tiene liquidez?

La liquidez es la capacidad que tengan las empresas de convertir sus activos en dinero en efectivo, de forma inmediata y sin perder nada de valor. Esto dependerá del tipo de activo que posea y es uno de los principales puntos que va a tener en cuenta una empresa que otorgue créditos, ya que, a mayor liquidez mayor capacidad tiene una organización a la hora de cumplir sus obligaciones en el corto plazo.

Además, el dinero en efectivo es considerado como un salvavidas en las épocas de crisis, que es uno de los principales riesgos a los que se enfrenta el sistema económico actual.

2. ¿Es solvente?

Se trata de la capacidad de una organización para poder pagar sus facturas en el momento del vencimiento. A menudo, se confunde este término con el de liquidez pero, aunque están muy relacionados, son diferentes. Podemos decir que solvencia y liquidez van de la mano cuando hablamos del corto plazo, ya que si una empresa tiene activos que puede convertir en dinero rápidamente podrá hacer frente a sus compromisos de pagos más inmediatos.

Sin embargo, cuando hablamos de la solvencia a largo plazo, la cosa cambia y es un aspecto importante para el análisis financiero que se elabora a la hora de otorgar (o no) un crédito. Ya que es la capacidad que tiene la empresa para pagar sus deudas en el largo plazo, más allá de la liquidez que tenga en ese momento. ¿Esto qué quiere decir? Pues que debe tener activos que generen fondos suficientes con vistas a varios meses o años. Al fin y al cabo, se trata de una garantía para quien otorga el crédito de que se podrá afrontar los compromisos cuando se prestan grandes sumas de dinero.

Programa de facturación para jardineros

3. ¿Tiene buenos resultados?

Las cuentas de pérdidas y ganancias anuales en la facturación de una empresa están también íntimamente relacionada con los dos puntos anteriores: la liquidez y la solvencia. Al final es el resumen de gastos e ingresos que ha tenido la organización durante su año fiscal, y esto da muchas pistas sobre cómo gasta y si invierte bien, por lo tanto, es garantía de que va a devolver el crédito.

Normalmente, la cuenta de resultados se recoge en el Plan General Contable y en él se pueden ver los beneficios o pérdidas de ese periodo, además de las causas de ese resultado financiero. Estas operaciones además arrojan información muy útil para la propia gestión de la empresa, teniendo en cuenta su tipología y el sector en el que opera.

Es interesante analizar también de dónde vienen los ingresos de la compañía analizada por sectores y no como un total, así se verá si hay alguna descompensación extraña o todas las líneas de negocio van a la par.

4. ¿Cuál es su nivel de endeudamiento?

Así como en los puntos anteriores se evalúa el activo de la empresa a la hora de considerar si existe mucho riesgo para concederle un préstamo, en esta ocasión han que hacer hincapié en el pasivo, es decir, en la capacidad de endeudarse que tiene.

Si una empresa está fuertemente endeudada aunque sus perspectivas de pagos no sean halagüeñas, el riesgo de prestarle más dinero aumenta ya que la estructura financiera se resentirá. Además, si incurre en impagos tiene muchas posibilidades de quiebra porque sus acreedores reclamarán la cantidad prestada más los intereses.

5. ¿Cómo es su política de pagos?

La reputación comercial de una empresa la precede y si es buena pagadora tendrá muchos puntos a su favor en la evaluación de concesión de créditos. Si retrasa sus pagos por norma general, pese a tener liquidez y ser solvente, perderá mucha de esa reputación y puede que también pierda el crédito que espera.

Conclusiones

A la hora de conceder créditos, las empresas son evaluadas en base a cinco requisitos: liquidez, solvencia, cuenta de resultados, nivel de endeudamiento y política de pagos. Todas ellas tienden a dar seguridad a la sociedad que presta el dinero de que este será recuperado con los intereses correspondientes. La financiación es clave para que una empresa prospere, por lo que debería cuidar en extremo estos aspectos para conseguirlo.

Haciendo click, aceptas las Condiciones legales y la Política de privacidad.

Todos los derechos reservados © 2012 - 2018 KeyANDCloud

Preguntas frecuentes

Empieza ya tus 15 días gratis

¿Tienes un cupón?