Cuenta de resultados: gastos deducibles y facturas de ejercicios anteriores

La cuenta de resultados es el principal indicador de la actividad empresarial en un determinado ejercicio, y conocer sus distintos componentes es fundamental para conocer la salud de la empresa y los gastos deducibles.

En este artículo, se explica qué es la cuenta de resultados, los componentes que hay que conocer y cómo realizar un control de gastos inteligente con herramientas de software gratis.

La cuenta de resultados: qué es y cómo interpretarla

En primer lugar, es importante dejar claro que los conceptos de cuenta de resultados y cuenta de pérdidas y ganancias son equivalentes.

La definición coloquial consistiría en la resta de los ingresos y los gastos, aunque, como va a poder verse, es mucho más complejo. Este es el motivo por el que las herramientas de software gratis son de uso generalizado en pymes y autónomos porque, anticipando, se pueden deducir determinados gastos.

Para conseguir una fotografía completa de la cuenta de resultados, es necesario conocer el margen bruto sobre las ventas, el resultado operativo, el resultado financiero y los resultados extraordinarios. Con todos estos elementos se podrá calcular el resultado neto.

Margen bruto sobre las ventas

El resultado de explotación es la primera magnitud que ha de ser positiva porque, de lo contrario, el modelo de negocio se ve comprometido a medio plazo. Resulta de la resta de los ingresos por las actividades del negocio (la venta de fruta en una frutería, por ejemplo) y los gastos fijos, como son los salarios, suministros, materias primas o el local si es de alquiler.

Resultado operativo

El resultado operativo (Ebitda) se consigue restando al resultado de explotación las amortizaciones, es decir, la depreciación de un activo fijo como puede ser una máquina o un equipo informático.

Resultado financiero

El resultado financiero es el balance de ganancias o pérdidas derivado de las actividades financieras de una empresa. Si se han comprado valores u otro producto financiero, hay que hacer constar el saldo resultante de la operación, tanto si es positivo como si es negativo. Otro ejemplo se referirá a los intereses que rinda una cuenta, depósito bancario o fondo de inversión.

Resultado extraordinario

Si existe alguna ganancia o pérdida derivada de actividades no financieras ni relacionadas con la actividad de la empresa, como la compraventa de un bien o servicio no incluida en el objeto social, hay que señalarla aquí.

Resultado antes de impuestos

El resultado antes de impuestos agrupa el resultado operativo al que se le suman o restan las cantidades correspondientes a los resultados financieros y al resultado extraordinario. En el caso de que la suma sea positiva, aún se tendrán que deducir los impuestos; si la suma es negativa, este será el resultado neto.

Resultado neto

El resultado neto es el resultado de las ganancias y pérdidas de una empresa una vez que se le hayan descontado los impuestos que tiene que abonar, normalmente el Impuesto de Sociedades (IS). La ventaja es que esta variable se puede cuantificar con un baremo fijo, salvo en aquellos tributos especiales vinculados, por regla general, a un determinado sector de actividad.

¿Qué gastos y facturas se pueden deducir?

Es fundamental tener presente que, para realizar un control de gastos a partir de las cuentas de pérdidas y ganancias, las empresas tienen que funcionar con herramientas informatizadas. Además, conocer la cuenta de resultados es fundamental para poder planificar las estrategias a medio y largo plazo porque, sin esa información, van a faltar datos de vital importancia.

En cuanto a los gastos deducibles, siempre hay que incluir las compras, los suministros y los arrendamientos. También se pueden incluir las dietas y los llamados gastos de representación, aunque en estos casos las autoridades imponen un mínimo que se puede deducir.

Otro caso es el de las amortizaciones, que tienen que seguir las directrices del Plan General de Contabilidad y, en determinados bienes como los vehículos, lo que el Gobierno de España marque en las actualizaciones de tablas. Por otra parte, también hay que tener en cuenta que, en los activos financieros, es relativamente habitual que se decreten variaciones contables para amortizar, de manera que hay que conocerlas.

En cuanto a las facturas de ejercicios anteriores, sí es posible contabilizar el no cobro en el balance y reclamar la devolución del IVA si no se han cobrado porque existe jurisprudencia al respecto. Eso sí, habrá que demostrarlo y, por la experiencia con profesionales, contar con un software de gestión especializado facilita mucho el trabajo.

Conclusión

Los gastos deducibles tienen que incluirse siempre en la cuenta de resultados, que es el principal instrumento para que cualquier empresa sepa cómo está evolucionando la actividad o qué factores externos influyen. Las herramientas de software gratis de KeyANDCloud están concebidas para ayudar a cualquier profesional a controlar los flujos de tesorería y a realizar la gestión diaria de su negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados © 2012 - 2019 KeyANDCloud S.L. | Aviso Legal | Política de privacidad

Comienza ahora tus 15 días gratis

KeyANDCloud

Barcelona

Andorra

Solicitar Demo

Comienza ahora tus 15 días gratis